lunes, 4 de abril de 2016

CONEJO EN LA LUNA JAPON



La leyenda japonesa conejo en la luna

Que un día iba un viejo peregrino caminando. Llevaba muchas horas de viaje y ya se encontraba fatigado, pues por el camino no había ni comido ni bebido. Cuando sus fuerzas comenzaban con abandonar su cuerpo se encontró en el camino con un zorro, un oso y un conejo.
Al verlos se aproximó a pedir a los animales un poco de alimentos. El oso, fue al rió a atrapar peces  para el peregrino , el zorro cazo un ave y el pobre conejo no pudo conseguir nada.

 Al ver que sus compañeros habían conseguido sustento y la tristeza en la cara del peregrino se puso a recoger ramas y hojas secas. Las apiló y encendió fuego, cuando las llamas habían prendido bien las ramas y el fuego era fuerte, el conejo salto dentro ofreciéndose como alimento para el anciano.
Este al ver al conejo ardiendo en el fuego y sacrificando su vida por el , reveló a los animales que se trataba de una deidad que estaba poniéndolos a prueba. Apago el fuego y recogió los restos y se fue hasta luna para enterrarlo.
Esta es la leyenda que los japoneses le cuentan a sus niños para inculcarles el espíritu de compromiso y entrega. Les dicen que los conejos saltan porque quieren llegar a la luna para ver a su héroe.
Cuando un japonés mira al cielo, ve un conejo con un mazo para machacar arroz para elaborar un pastel típico de allí, el mochi.
               datos curiosos
Aunque esta leyenda se conoce como japonesa hay que destacar que los que veneraban a los conejos en un principio eran los budistas y que de la India se adaptó a Japón.
También hay otra versión de esta leyenda en México. Cuenta que un día el dios azteca Quetzalcoalt adoptó forma humana y se puso a  dar una vuelta por la tierra.  Se llevó caminando todo el día y al atardecer estaba hambriento y sediento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario